¿En qué consiste la magnetoterapia?

La magnetoterapia es una de las terapias alternativas que más se ha expandido en el sector médico por sus comprobados beneficios.

Consiste en la aplicación de campos magnéticos producidos mediante corriente eléctrica, Electromagnetoterapia (o magnetoterapia propiamente dicha), o los producidos mediante imanes naturales o artificiales, Imanterapia, para tratar enfermedades de distinto tipo.

Los campos magnéticos terapéuticos pueden ser de baja frecuencia (hasta 100 hz.), de baja intensidad (hasta 100 gauss) o de a alta frecuencia (hasta 5000 hz).

¿Cómo funciona la magnetoterapia?

Todos los seres vivos estamos supeditados por el campo magnético terrestre. De hecho,  en nuestro organismo hay una elevada cantidad de iones libres e incluso moléculas equilibradas eléctricamente como el agua que operan como dipolos debido a la orientación de sus cargas. Estos iones cuando son expuestos a la influencia de un campo magnético, aceleran sus movimientos.

De esta forma, los campos magnéticos interactúan con las células favoreciendo la recuperación de las condiciones fisiológicas de equilibrio.

Efectos de la magnetoterapia

La magnetoterapia tiene diversos efectos sobre el ser humano, por ejemplo estimula el metabolismo del calcio en el hueso y sobre el colágeno, de manera que el hueso dirige su forma y estructura a base de descargas eléctricas que crean un ambiente de electronegatividad o electropositividad.

Otro de los efectos de la magnetoterapia es su capacidad antinflamatoria por la liberación, de prostaglandina e histamina, analgésica, descontracturante y antiespasmódico.

También es capaz de acelerar los procesos de curación, estimular el intercambio celular, mejorar la oxigenación y nutrición de los tejidos, reducir las inflamaciones, estimular la reabsorción de los edemas e incrementar el flujo capilar

Aplicaciones de la magnetoterapia

El  tratamiento de magnetoterapia se emplea sobre todo para paliar los efectos de los procesos reumáticos así como para tratar trastornos de la osificación, de traumatología, molestias articulares, de sinusitis, migrañas, curación de úlceras, aceleración de cicatrizaciones, infecciones, etc…

Pero, lo que de verdad ha hecho que la magnetoterapia se convierta en un técnica tan utilizada son sus numerosas ventajas ya que es un tratamiento eficaz, seguro,  no invasivo, que no provoca dolor, puede aplicarse sin contraindicaciones a la mayor parte de las patologías y reduce el tiempo de curación de una fractura.

Cabe mencionar, que es necesario siempre contar con la ayuda de un experto que nos asesore sobre la duración de las sesiones y la frecuencia adecuada para nuestro caso.

 

Categories: Uncategorized

EnriqueXXT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *